NO PRACTIQUES YOGA TODOS LOS DÍAS

yoga blog madrid

La postura perfecta. Practicar todos los días. La foto de moda. “¿Ah pero bebes cerveza? Pero no hacías yoga…”


El Yoga está en auge. Otros tantos lo llaman moda. Para lo bueno y para lo malo se habla mucho de ello. Quizá haya un exceso de información, lleno de consejos y listas que nos lleve a una idea equivocada de cómo hay que vivir la práctica. Un ámbito más en el que reproducir la exigencia de “lo que hay que hacer para conseguir …. (inserte aquí su carencia para el reconocimiento social)”. Y es que ahí radica el problema y al mismo tiempo la esencia. Olvídate de todos los “HAY QUE” y hazlo a tu manera. 

Si quieres iniciarte en el Yoga o llevas tiempo practicando, pero sientes que te lo quieres tomar un poco más en serio, introduce la práctica en tu rutina de la forma más orgánica y respetuosa con el momento vital en el que estás y será algo que evolucione contigo.
Hace poco leía que la exigencia va de la mano de la pasión. La exigencia es el reflejo de la pasión que sientes por algo. Lo haces sin esfuerzo ni renuncias. No buscas excusas para procastinar. Tu ser lo reconoce como algo necesario, así que le das prioridad en tus días. Cuando sientas que tus semanas no son igual si no has ido a clase,  entonces quizá, todos esos tips que lees te resultará más cómodo llevarlos a la práctica. Lo vivirás desde lo verdadero, no como algo impuesto y ajeno. Sólo así será un cambio integral a largo plazo y no una obsesión pasajera.

Más allá de los blogs y cuentas de instagram que te hablen sobre yoga, acude a la fuente. Todo lo demás somos charcos. Busca la traducción de Hatha Yoga Pradipika. Dedica tiempo a elegir una buena versión comentada de los Yoga Sutra de Patanjali. Dedica más tiempo aún a leer y comprender. En los textos clásicos encontrarás el cómo, el porqué y para qué de la práctica de Yoga. Pero te recomiendo la misma premisa: hazlos tuyos. Experimenta en ti las propuestas, las rutinas, la suma de pranayama y pratyhara para entender de qué se habla. Son textos escritos entre 9 y 20 siglos atrás en un contexto cultural a las antípodas de nuestra herencia occidental. Tómate tu tiempo para sentirte cómoda con ellos. Por otro lado, te sorprenderás con la vigencia de algunas reflexiones. No te costará encontrar el paralelismo con algunos aspectos de tu vida.
 
El yoga requiere tiempo porque nos acerca a dos lenguajes que solemos tener poco integrados: el corporal y el blog de yoga madridfilosófico. El lenguaje corporal cuesta un poco menos y entra antes. Hay un resultado más evidente y la sociedad lo premia. El lenguaje filosófico requiere desarrollar habilidades soterradas, en el mejor de los casos, o demanda un cambio de paradigma desde el que observamos el mundo brutal.
Cada una de estas realidades demanda un tiempo específico y se revelarán en “momentos idóneos” diferentes.
En el proceso de hacer propio ambos códigos, encontré personas que me resultaron referentes por la manera en  que transmitían el Yoga como una práctica coherente con sus vidas. Quizá eso también te ayude en el camino de afianzar tu práctica.
 
Todo hábito requiere disciplina. “Hazlo a tu manera” no es traducible como “haz lo que tu quieras. Tampoco te esfuerces si así lo sientes, con poco basta”. No es una llamada a la flojera. Se trata de poner el foco en la escucha y la coherencia como elementos que midan la presencia de tu práctica en tu rutina, para poder asentarla.
 
Personalmente yo no practico todos los días. Hubo un tiempo en que me lo reprochaba porque entonces “que perfecta yogui o perfecta profe” iba a ser. Yo también caí, por eso te cuento todo ésto. Hasta que me cansé de mí y de mis propios reproches (que no hay cosa peor que la caña que te metes a ti misma).
Me paré a pensar qué había detrás de ese anhelo; cuánto de mí lo necesitaba o cuánto era de manual. Y acepté. No sentí que me rindiera. Simplemente me escuché y supe ver que hay otras tantas acciones que me alimentan el alma a las que también deseo dedicar tiempo.
Llevo 9 años practicando y sólo ahora empiezo a asentar una práctica personal en casa de 3 días a la semana. Así lo siento y así trato de actuar en consecuencia con ello. 
Leer sobre Yoga, filosofía, dibujar, reflexionar tras una discusión… también son escenarios para la escucha, la experimentación y la transformación. Son instantes que me permiten integrar los cambios que la esterilla me da.

¿Quieres practicar todos los días? Practica todos los días. ¿Quieres dedicar un par de días a la semana a tu práctica? Bienvenidos sean. En ambos casos, bienaventurada tú por respetar los pactos contigo misma fruto de tu autoconocimiento.

4 comentarios

  1. Decia
    9 enero, 2018

    Excelente nota!

    Responder
    • jarayoga
      10 enero, 2018

      ¡Muchas gracias! De veras.

      Responder
  2. ana
    10 enero, 2018

    Querida exprofe, me llega tu sabia reflexión a través de una amiga. Qué bueno fue haberme cruzado contigo. Qué bueno lo que dices y cómo lo expresas. Adoro tu universo imaginario y tu lenguaje en femenino. un fuerte abrazo y mis mejores deseos para ti.

    Responder
    • jarayoga
      10 enero, 2018

      Como siempre, todo un honor leerte e inevitablemente sonreir. Cada vez hay más voces que demandan compartir desde la realidad y no desde el ideal. Lamentablemente veo que en este ámbito se reproduce más lo segundo que lo primero. Pero motiva mucho saber que sólo es cuestión de palabras. El resto de la manada, hacéis todo lo demás. Otro abrazo para ti.

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.