¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE HATHA YOGA Y VINYASA YOGA?

hatha vinyasa yoga francos rodriguez

Esta pregunta está en el top ten de los practicantes de yoga.

Somos seres en constante cambio. Tenemos valores, hábitos incluso sistemas de creencias que modificamos  y adaptamos conforme nuestra vida va avanzando. Pues con el Yoga sucede lo mismo.

La historia de la filosofía y la práctica de Yoga es extensa. En ella, han ocurrido diversas adaptaciones e interpretaciones según el momento histórico o el lugar del mundo desde el que se leyera. Es un organismo vivo, complejo y diverso, como el ser humano. De ahí, que en las últimas décadas hayan surgido diferentes estilos de Yoga.

En este artículo despejo algunas dudas desde lo básico y lo operativo, tratando de dar un marco de referencia para quienes se inician en la práctica o si llevas tiempo pero aún no te queda claro.

Al mismo tiempo, mi voz no deja de ser subjetiva. Comparto mi experiencia como practicante de ambos estilos, como la manera en que contemplamos esas diferencias en la escuela.

Ten presente que más allá de la teoría, el carácter de una clase de Yoga también lo da el/la profesor/a que lo facilita y el grupo que lo conforma. No es cuestión de niveles o de grado de intensidad, sino de una comunidad que comparte un instante en su rutina para el progreso y transformación de sus vidas. Si cada persona es un mundo… 11 grupos humanos a la semana en una misma escuela, ni te cuento.


HATHA YOGA

Es la referencia madre, la primera piedra. Es la célula primigenia de esta nueva y alocada ola del Yoga. Estas técnicas, vienen recogidas en libros que datan desde el s. III a.C. hasta el s. XV d.C. (Yoga Sutras, Hatha Yoga Pradipika, Upanishads recientes…).

No olvidemos que Yoga es un sistema de filosofía, por lo que Hatha Yoga, es la manera en la que abordamos la manifestación física por naturaleza: el cuerpo.

Para ello, se hace uso de posturas corporales (asana) y ejercicios de respiración (pranayama). Pueden realizarse por separado o de manera conjunta. Si vas a probar una clase de Yoga y te encuentras haciendo alguna técnica de visualización o concentración, (dharana) estás de suerte. No te vayas de ese centro.

Como practicante, es brutal disfrutar de una sesión enriquecida con un ejercicio de visualización o dirigido a incidir sobre la psique entre postura y postura. Como profesora, entiendo que los grupos no son para nada homogéneos y hay que introducir estos ejercicios cuando ya hay cierto grado de experiencia y predisposición a determinadas sensaciones. Pero el factor sorpresa es mi aliado. Cuando te permites compartir algún ejercicio similar sin explicar nada, oh querida… ahí es cuando de verdad pasan cosas. Y la gente lo agradece mucho.

Podríamos decir que esta práctica tiene un carácter más pausado, más estático y más libre a la hora de estructurar una clase. Pero no por ello menos intenso o exigente, tanto a nivel físico como mental.


Si el cuerpo te pide una práctica más calmada. Si no buscas el esfuerzo en el movimiento, sino en la concentración, te animo a que pruebes esta manera de disfrutar del Yoga.


VINYASA YOGA

Es Hatha Yoga, desde un prisma moderno. Y cuando digo moderno, digo principios del siglo XX. Fue Krishnamacharya quien empezó a enseñar Yoga a jóvenes de Mysore, por lo que es un estilo que se caracteriza por tener un carácter dinámico y vigorizante. Estableció un sistema de enseñanza basado en secuencias o grupos de posturas. Cada una atiende de manera específica unos beneficios anatómicos, fisiológicos y mentales determinados con sus múltiples adaptaciones según el punto de partida de cada persona. La suma de todas ellas está encaminada a abrazar los mismos principios tradicionales recogidos en los Yoga Sutra de Patanjali.

Ashtanga Yoga. Iyengar. Vinyasa Krama. Gran parte de los estilos y escuelas que han proliferado y que más se conocen hoy en día, nacen de las enseñanzas de Krishnamacharya

En las clases estilo Vinyasa vas a encontrar el elemento fundamental para la atención: la respiración. Es una práctica dinámica en la que se combinan los movimientos con la inhalación y exhalación. No hay mejor calentamiento que el que genera tu propio cuerpo. Por lo que el movimiento progresivo va llamando a la acción a los músculos, los tejidos, va lubricando las articulaciones, oxigenando los órganos, para que una vez en la fase estática, la mente pueda estar más presente en la postura.

Esto es importante: aunque sea una práctica caracterizada por el movimiento, la fase estática es igual de necesaria. Se recomienda mínimo hacer tres respiraciones para bajar y subir de Trikonasana (postura del triángulo) por ejemplo, y quedarte otras tres respiraciones completas en la postura. MÍNIMO. La quietud es determinante para que los cambios sutiles se asienten. Según el tipo de secuencia, la ejecución de las posturas, el estado anímico en el que te encuentras ese día, puedes prolongar más o menos las respiraciones, incluso en una misma clase variar la duración de las mismas. Pero por favor, quédate el tiempo necesario para que tu mente pueda apreciar las diferentes sensaciones y niveles de percepción que te regala tu práctica. No tomes el tiempo limitado por Instagram en sus vídeos como unidad de medida.

yoga dehesa de la villa


La diferencia entre Hatha y Vinyasa Yoga no está sólo en la forma, sino en la actitud y tu necesidad respecto a la práctica.


En estas primeras semanas de vida de la escuela, y al ofrecer el bono del Mes de Iniciación en el que los alumnos y alumnas pueden acudir a más clases de las que incluye su bono, no hay mejor decisión que la que tomas desde la experiencia. Quienes no lo tienen claro, se animan a probar varias clases y así ven la manera en la que les sienta una práctica u otra. Un horario u otro. (No es lo mismo practicar Hatha Yoga a las 10h de la mañana que a las 21h de la noche, aunque sea el mismo estilo).

Hay quienes saben que su necesidad ahora es activar el cuerpo y no dejar que la mente divague en los problemas de su rutina, así que eligen Vinyasa Yoga. Otras personas tienen muy presente que buscan un espacio dónde todo suceda más lento y eligen Hatha Yoga. En mi caso concreto, según me encuentre esa semana, según la fase del ciclo menstrual en la que esté, busco un modo de practicar u otro.


Éso es lo maravilloso. Tener al alcance de tu mano un amplio abanico de posibilidades para vivirte de una manera coherente a través del Yoga.


[ilustración de Minne C. Trikonasana]

 

3 comentarios

  1. Alexandra
    5 marzo, 2018

    Gracias por compartir
    Namaskar

    Responder
    • jarayoga
      12 marzo, 2018

      ¡Gracias a ti por tu interés y por leernos!

      Responder
  2. 30 mayo, 2018

    Gracias por la información, ahora entiendo la diferencia entre uno y otro.

    Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X